Regulación de IVA Eunión Europea

Al hacer tus compras como particular en la UE, solo debes pagar el IVA una vez, en el país donde adquieras los productos. Puedes llevarte a casa cualquier compra realizada en otro país de la UE sin necesidad de declarar nada en la frontera. La única condición es que tus compras sean para tu uso personal o el de tu familia y no estén destinadas a la reventa.

Devolución del IVA

Los visitantes de fuera de la UE tienen derecho a la devolución del IVA por los artículos comprados en la UE, siempre que los muestren en la aduana de salida en el plazo de tres meses desde su compra, junto con los documentos de devolución correspondientes. Estos documentos los suele preparar el vendedor (aunque, como el sistema es voluntario, no todos los comerciantes lo hacen). Algunos países exigen un valor mínimo de compras para poder solicitar la devolución.

Comprar en línea en otro país de la UE

Se pueden aplicar normas especiales cuando compras productos de otro país de la UE para la entrega en tu país de residencia. Si la empresa en la que compras vende y suministra productos por encima de un cierto valor en tu país, no puede aplicar el IVA en el suyo.

En ese caso, tiene que aplicar el IVA en el país en el que se entregan los productos (IVA del país de destino). La cantidad máxima de esas ventas transfronterizas lo establece cada país de la UE en 35.000 o 100.000 euros. Esto significa que la mayoría de los grandes minoristas que venden en línea y suministran sus productos en la UE tendrán que aplicar el IVA del país de destino.

Impuesto especial

Si compras por internet productos del tabaco o bebidas alcohólicas en otro país de la UE, el precio incluirá los impuestos especiales, sin tener en cuenta la cantidad o aunque se trate de un regalo.

El comerciante es quien debe pagar los impuestos especiales exigidos en el país de destino de la UE. Por lo tanto, el precio de los productos de este tipo debería reflejar el coste del impuesto especial. Si el precio es muy bajo, comprueba con el vendedor que se han pagado los impuestos especiales antes de efectuar la compra. Si el vendedor no ha pagado el impuesto especial, sus productos pueden ser confiscados por las aduanas a su llegada o pueden exigir al comprador que pague el impuesto especial. Asegúrate siempre de que el vendedor pague el impuesto especial en el país de destino de la UE.

Excepciones para los servicios de telecomunicaciones, radiodifusión y televisión, y para los servicios prestados por vía electrónica.

El IVA sobre los servicios de telecomunicaciones, radiodifusión y televisión y los servicios prestados por vía electrónica se cobrará en el país donde vivas (en el que estés establecido, tengas tu residencia permanente o residas habitualmente) y no en el que hayas contratado el servicio. Estas normas se aplican a los servicios adquiridos tanto dentro como fuera de la UE.

Excepciones para otros servicios adquiridos online

Cuando compras por internet servicios a un comerciante establecido en la UE, debes pagar el tipo de IVA del país donde esté establecido el vendedor. Esta norma también se aplica si vives en un país de la UE distinto del país del comerciante.

Sin embargo, hay varias excepciones a esta norma. Estas son algunas de las más habituales:

  1. Servicios prestados por un intermediario: el IVA se aplica en el país donde tenga lugar la operación principal con el intermediario. Por ejemplo, si el propietario de una casa de veraneo en Francia quiere trasladar algunos muebles a su domicilio en Suecia y pide a un intermediario que busque una empresa para que se encargue de la mudanza, se aplicará el IVA francés sobre las comisiones del intermediario, ya que la prestación principal (es decir, el transporte de mercancías entre dos países de la UE) se realiza en el punto de partida.
  2. Servicios relacionados con propiedades inmobiliarias: se aplican los impuestos en el país donde esté situada la propiedad. Por ejemplo, si un arquitecto establecido en Francia es contratado para diseñar una casa en España, a sus honorarios se les aplicará el IVA español.
  3. Transporte de pasajeros: los impuestos dependen de la distancia cubierta. Por ejemplo, el precio de un billete de autobús para un viaje desde Polonia a Francia a través de Alemania incluirá el IVA polaco, el alemán y el francés, proporcionalmente a la distancia recorrida en cada país. Si el autobús atraviesa Suiza, no habrá ningún IVA de la UE sobre esa parte del viaje, al no ser Suiza un Estado miembro de la UE.
  4. Servicios de restauración y de catering (excepto los prestado a bordo de barcos, aviones o trenes): se aplican los impuestos del país donde los servicios se lleven a cabo físicamente. Por ejemplo, si una empresa con sede en Luxemburgo suministra la comida y la bebida para un acto que se desarrolla en Florencia, la empresa debe aplicar el IVA italiano.

No hay que olvidar que esta lista no es exhaustiva.

Excepción para los vehículos

En el caso de los vehículos nuevos comprados en otro país de la UE, el IVA debe abonarse en el país donde se importe y matricule el vehículo (el de residencia). Este concepto también se aplica a otros medios de transporte nuevos como motos de gran tamaño, embarcaciones y aviones. Infórmate sobre el pago del IVA a la hora de comprar un vehículo en otro país de la UE


Referencia: Regulación de IVA Eunión Europea - Impuesto sobre el Valor Añadido